Saltar al contenido

Termómetro de frente. Como siempre, pero más preciso.

El termómetro de frente ha llegado para revolucionar el mercado. Su comodidad, facilidad de uso y su eficacia, lo han convertido en un producto casi indispensable en los hogares. Si estás pensando en comprar uno de estos aparatos, en este post te contamos todo lo que necesitas saber sobre ellos. Al acabar, seguro que quieres hacerte con uno de ellos.

¿Cómo funciona el termómetro de frente?

Este tipo de termómetros funciona con un sistema de infrarrojos. Dispone de un sistema de lentes que puede llegar a reconocer la energía que desprende nuestro organismo. Esa información pasa por el termómetro y de ahí se reconoce hasta plasmarse en la pantalla digital LCD que suelen incluir. Los infrarrojos es un sistema 100% seguro que no daña en absoluto ni la piel ni la visión en adultos y bebés. De hecho, apuesta siempre por marcas de confianza que te aseguren que es un método seguro antes de comprarlo.

¿Cómo se utiliza?

Es, sin duda, la mejor parte de este tipo de termómetros. Su utilización es muy sencilla. Tan solo habrá que poner el aparato a una distancia entre tres y cinco centímetros de la frente y apretar el botón para conseguir tener la temperatura en tiempo récord. En definitiva, que no será necesario tocar a la persona en cuestión o a nosotros mismos para conseguir tener la temperatura.

Ventajas del termómetro de frente

Este tipo de termómetros cuentan con una serie de características que lo hacen ser la elección perfecta para tu hogar.

Cómodo y fácil de usar

Los termómetros de frente tienen un diseño ergonómico y compacto que lo hacen ser muy cómodos de utilizar. Se adaptan perfectamente a la mano y no ocupan apenas espacio a la hora de guardarlos. Además, son muy sencillos de usar ya que basta con acercarlo a la frente y apretar un botón para obtener los datos necesarios.

Rapidez

El tiempo estimado de este tipo de termómetros es de entre 3 y 5 segundos. Así que, como puedes ver, la rapidez es uno de sus puntos fuertes. Este hecho, sobre todo si es para utilizarlo en niños, resulta de gran ventaja ya que, como podrás imaginar, el tiempo en el que se están quietos es más o menos ese. En definitiva, que resulta prácticamente imposible que estén sin moverse mucho tiempo.

Fiabilidad

Actualmente son de los termómetros más fiables del mercado ya que escogen la temperatura, como te hemos comentado ya, de un sistema de infrarrojos cien por cien fiable. De hecho, tienen una exactitud de casi el 100%. Por tanto, otro punto a favor para este tipo de termómetros.

Perfecto para bebés y niños

El termómetro de frente es perfecto para niños y bebés. Sobre todo, cuando tienes que tomar la temperatura de noche ya que te permite obtenerla sin tocar al bebé y, por tanto, sin despertarlo. Tan solo tendrás que ponerlo en su frente y listo, obtendrás la temperatura sin tener que entrar en contacto con él.

Memoriza los datos

La mayoría de modelos suelen contar con un registro de memoria que permite almacenar hasta 10 mediciones de temperatura para poder tener un control sobre la misma en las diferentes tomas. Así, verás como evoluciona y si va a más o a menos.

Precio de los termómetros de frente

No creas que estamos ante un producto caro, todo lo contrario. Puedes encontrar termómetros de frente baratos. De hecho, existen desde los 20 euros hasta, por supuesto, los más completos que pueden superar los 50. Como te decíamos antes, el confiar en una marca con experiencia en el sector es un punto a favor. También lo es el dejarse llevar por las opiniones de otros usuarios que ya lo han utilizado.

Los mejores termómetros de frente

A continuación, te ofrecemos dos modelos diferentes que cuentan con una calidad y precio excelentes.

MeasuPro. Termómetro infrarrojo silencioso de medición sin contacto para frente

Este termómetro cuenta con una precisión de más-menos un 0.3ºC, por tanto, resulta de lo más exacto en sus resultados. Además, permite obtener la temperatura acercando el aparato a una distancia de entre 1 y 5 centímetros de la frente y los resultados llegan en muy pocos segundos. También cuenta con una alerta que avisa cuando la temperatura pasa de los 37.6ºC y es capaz de registrar hasta 20 lecturas. Funciona con pilas e incluye bolsa de guardado. Tiene un diseño pequeño y compacto para que sea aún más cómodo de utilizar.

Braun NTF3000WE. Termómetro sin contacto

Aquí hablamos de una de las marcas de confianza dentro del sector de productos del hogar. Así que, la calidad o, al menos la garantía, está asegurada. En este caso, puedes usarlo tanto con contacto como sin (a una distancia de 5 centímetro). Incluye una pantalla LCD a color que te avisa de la temperatura de forma muy visual (rojo, amarillo y verde según sea más o menos baja). Es silencioso para evitar que los niños se despierten al tomar los datos y su precisión es exacta gracias a su sensor ultrasensible.

El termómetro de frente es uno de esos aparatos que una vez tienes en casa, te preguntas cómo ha sido posible vivir sin él. Así que, si quieres hacerte con un termómetro fiable, rápido y cómodo, esta es sin duda tu mejor opción.