Saltar al contenido

Termómetro láser

Si el termómetro con pantalla digital ya fue una auténtica revolución, la llegada del termómetro láser, o también llamado sin contacto, viene pisando fuerte. El hecho de poder tomar la temperatura sin tocar al paciente facilita mucho las cosas, sobre todo, si se trata de los más pequeños de la casa. Pero ¿cómo funcionan? ¿qué tenemos que tener en cuenta antes de comprar uno? ¿qué marcas son las mejores? ¿cuáles son los más vendidos? En este post respondemos a todas tus dudas.

¿Qué es un termómetro laser?

El termómetro láser es la forma más cómoda, efectiva y segura de tomar la temperatura corporal. Su diseño se basa en un pequeño aparato en forma de pistola que, al ponerlo a unos centímetros de la frente, logra decir con exactitud la temperatura corporal del paciente. Su manejo es bastante ligero y su uso muy fácil. Todo son ventajas y no es de extrañar que estos últimos años se haya convertido en uno de los más vendidos del mercado y resultan indispensables en cualquier centro de salud.

¿Cómo funciona?

Los termómetros láser tienen un sensor, un sistema óptico y una unidad de cálculo. Su funcionamiento es básico en al teoría pero algo más complicado en la práctica. Al final, lo que hace es medir, a distancia, la temperatura corporal que emite el cuerpo. Lo mejor es que lo hace en muy poco tiempo y que el cuerpo puede estar en movimiento. La señal pasará por el sensor, amplificará la señal y, posteriormente, regresará al aparato para mostrarnos cuál es la temperatura del objeto.

¿Cómo se utiliza?

Si estás acostumbrado al termómetro digital que se ha utilizado desde hace décadas, es posible que el utilizar un termómetro láser te resulte algo más complicado. De hecho, hay que saber colocarlo muy bien para que no existan problemas a la hora de recibir una temperatura errónea. Por eso, te contamos los pasos que debes seguir a la hora de utilizarlo.

Asegúrate de que el aparato está limpio

Si has tenido el termómetro guardado durante mucho tiempo y no lo has utilizado, es posible que el sensor esté lleno de polvo. Por eso, antes de utilizarlo, te recomendamos que cojas un paño que no deje pelusilla y lo pases suavemente por él. Te podría valer uno de los pañuelos que incluyen los estuches de gafas. Recuerda pasarlo suavemente para no dañarlo.

Enciéndelo antes

Es necesario que enciendas el aparato justo antes de ponerlo en la frente. Jamás lo enciendas cuando ya esté colocado ya que podría variar la temperatura a medir.

Colócalo correctamente

Ahora viene lo complicado. El termómetro tiene que estar puesto correctamente en la frente. Lo habitual es situarlo a entre 3 o 5 centímetros y aguantar unos segundos hasta que consiga encontrar el punto exacto. Para ello, el termómetro suele emitir un pitido que te muestra cuándo está realmente bien puesto. ¿Lo mejor? Que en uno o dos segundos tienes tu respuesta.

¿Qué tener en cuenta antes de comprar un termómetro láser?

Te damos una serie de consejos previos sobre qué tienes que saber antes de hacerte con uno de estos termómetros. Son importantes ya que pueden variar el uso que des de ellos. Estas premisas te ayudarán a escoger solo el mejor.

Características básicas

Asegúrate de que tu termómetro láser cumple unas características que te ayuden a que su uso sea mejor. Por ejemplo, que añada sonidos para avisarte de cuándo está la temperatura exacta. Puede parecer una tontería, pero te será de mucha ayuda.

Pantalla con luz

Sobre todo si vas a usarlo con niños, la pantalla con luz puede serte de gran utilidad. De este modo, podrás utilizarlo durante la noche sin tener que encender la luz de la habitación y sin tener que despertar a tu bebé. Además, en condiciones de oscuridad, puede venirte genial.

Memoria

Hay modelos nuevos que incluyen la posibilidad de guardar las distintas temperaturas corporales que se toman para llevar un control más exhaustivo de las mismas. Es una forma de notar la mejoría o no del paciente.

Auto-apagado

Muy útil ya que evitarás gastar batería de más. Estos aparatos suelen funcionar a pilas y el hecho de que tenga función de apagado automático puede conseguir que te dure mucho más tiempo.

Tiempo de respuesta

Normalmente suelen tener una capacidad de medida de entre 1 y 3 segundos. Todo lo que pase de ahí, no es un buen termómetro láser. Piensa que su finalidad principal es la de ofrecer comodidad, y más aún si se utiliza en niños. Así que necesitamos que sea lo más rápido posible.

Seguridad

La gran mayoría de modelos llevan tapas para que la pantalla no se dañe. Esto puede ser muy útil con el tiempo para conseguir que nuestro termómetro tenga una durabilidad más extensa.

Ventajas de los termómetros láser

Seguro que llegados a este punto ya te has dado cuenta de las ventajas que ofrece este tipo de termómetro. A continuación, te las mostramos todas para que te acabes de convencer de su uso.

Tienen un diseño muy cómodo

Estos aparatos suelen pesar muy poco y tienen un diseño ergonómico que permite que se adapte perfectamente a tu mano. De este modo, se consigue que el ‘disparo’ sea lo más efectivo posible y que, por tanto, el resultado también lo sea.

Son fáciles de usar

Lo enciendes, apuntas a la frente y aprietas su botón. Así de sencillo. Aun así, como te hemos dicho al comienzo, tienes que tener cuidado y situarlo siempre a la distancia correcta para que el resultado sea el más exacto.

Son rápidos

Ten en cuenta algo. Un termómetro digital normal tarda un periodo de entre 10 y 80 segundos (dependiendo del modelo) en ofrecer la temperatura corporal. En el caso de los termómetros láser, el tiempo se reduce a entre 1 y 3 segundos. Por tanto, resultan muy útiles a la hora de utilizarlos con niños.

Son económicos

Es cierto que el precio es algo superior al de los termómetros digitales de pantalla. Aun así, si tenemos en cuenta las características que nos ofrecen, el precio es bastante aceptable. De hecho, puedes encontrar termómetros láser baratos que te den una respuesta inmediata.

Son precisos

Miden la temperatura con una exactitud total y absoluta. No hay margen de error siempre y cuando se utilicen bien. Quizás por eso es uno de los más utilizados en centros de salud y hospitales. Permite medir al paciente sin tocarle y con unos resultados exactos.

Termómetros láser para bebés y niños

Sin duda son los aparatos más ideales para los niños y para los bebés. La razón está clara. Los niños no paran quietos ni un solo segundo y, con este termómetro, tan solo necesitas que esté entre 1 y 3 segundos quietos para conseguir tener su temperatura. Además, el hecho de no tener ni que tocarlos, consigue que para ellos sea mucho más cómodo todo el proceso. Las marcas de puericultura se han puesto las pilas y han creado diseños atractivos para conseguir que el niño se sienta lo más cómodo posible.

Por cierto, asegúrate de que tenga la pantalla con luz que te hemos comentado antes. Te será de gran ayuda si le tienes que tomar la temperatura durante la noche ya que ni si quiera tendrás que despertarlo para conseguirla. Y, si quieres un consejo más, confía siempre en marcas de confianza para que el resultado sea lo mejor posible.

Termómetros láser para adultos

Y, si son cómodos para los niños y bebés, ¿por qué no van a serlo también para los adultos? Al final buscamos comodidad en nuestra vida y en el caso de los termómetros láser está asegurada. Es un buen aparato para tenerlo en nuestro botiquín para cuando lo necesitemos. De hecho, seguro que una vez lo pruebes notas como el resultado es mucho mejor del esperado.

¿Por qué usar un termómetro láser?

Creemos que llegados a este punto ya eres sumamente consciente de que comprar un termómetro láser te ofrece ventajas importantes frente a otros. El hecho de que sea tan cómodo y fácil de utilizar lo convierten en una opción más que apetecible a la hora de comprar un termómetro para tu hogar o para tu bebé en particular. Además, te ofrecen una precisión que muy pocos pueden darte y otras funciones como la de, por ejemplo, guardar en su memoria los datos, pueden ser de gran ayuda.

¿Dónde comprar un termómetro láser?

Este tipo de termómetros están ya muy extendidos en los hogares y resulta muy fácil encontrarlos. En Internet puedes tener una amplia variedad de modelos entre los que elegir y, además, suelen contar con ofertas especiales. Como podrás imaginar, los grandes almacenes y tiendas especializadas también tienen entre sus productos este tipo de termómetros.

Precio de un termómetro láser

Como te decíamos, es algo más elevado que el de un termómetro estándar, pero aun así, siguen teniendo buen precio. Puedes encontrar entre los 13 euros, el más barato, hasta los 50 euros, que te ofrece unas mejores características. Como ves, como en todo, hay de diferentes precios para que escojas el que necesites.

Los mejores termómetros láser del mercado

Empezamos ahora un repaso entre los que, para nosotros, son los mejores termómetros láser que existen hoy por hoy. Te vamos a dar tres modelos de diferentes precios para que veas en qué se diferencian unos de otros.

Nuvita 2091- Termómetro frontal sin contacto

Es el modelo con el precio más elevado, ronda los 50 euros, pero es que sus características son muy buenas. Incluye un modo de alarma que avisa cuando la temperatura es elevada. Puede detectarla a una distancia de 5 centímetros por lo que resulta perfecto para utilizar con niños. Además, tiene un tiempo de respuesta de tan solo un segundo y dispone de una pantalla con luz para poder verlo incluso en condiciones de luz difíciles. Este termómetro cuenta con un apagado automático tras treinta segundos de inactividad y funciona a pilas. Su peso es inferior a los 100 gramos por lo que resulta cómodo de utilizar.

MeasuPro. Termómetro sin contacto

Aquí estamos hablando de un termómetro mucho más económico que el anterior, su precio ronda los 20 euros, y aun así, cuenta con unas muy buenas características. La lectura es instantánea y cuenta con memoria de almacenaje. Es preciso y cómodo de utilizar. Además, pese a que su pantalla no dispone de luz, es lo suficientemente grande para ofrecer una lectura correcta. Cuenta con alarma de fiebre alta y funciona también a pilas.

Termómetro médico de frente y oído Hylogy

Este aparato es uno de los más vendidos y es que su precio y características son bastante aceptables. Tiene una calidad-precio excelente (de hecho, no llega a los 20 euros). Permite, como su nombre indica, medir la temperatura tanto en la frente como en el oído. Además, también puede usarse para medir la temperatura del agua del bajo o de la comida de los bebés. Cuenta con pantalla LCD iluminada, opción de sonido y un diseño ergonómico para usarlo con facilidad. Además, permite guardar hasta 20 mediciones y tiene apagado automático. Es muy rápido en cuanto a medición.